LA ROBÓTICA COMO HERRAMIENTA MATEMÁTICA PARA EL ALUMNADO CON NEE.

Jorge Sánchez García (Especialista en Pedagogía Terapéutica)

El proyecto surgió como respuesta a las necesidades educativas específicas del alumno que estaba tratando de 1º de Educación Primaria en el área de matemáticas. A través de la robótica buscaba una nueva pedagogía de aprendizaje que aprovechará todo el valor potencial comunicativo, informacional, colaborativo, interactivo y creativo que nos pueden ofrecer las TIC.

Los objetivos principales eran: identificar/leer los números de 0 a 100; realizar de forma autónoma ejercicios de sumas y restas mediante operaciones formales; reconocer la ordenación numérica; y practicar problemas simples. Secundariamente me proponía que mi alumno comprendiese y practicase conceptos básicos de la programación.

Aunque esta intervención se realizó en 3 sesiones, dos serían suficientes porque en la última el propio alumno se limitó a mostrar a otras personas lo que podía hacer con el robot.

robótica

Le planteé que tenía que ayudar al robot a salir del laberinto, y para ello tenía que derribar las paredes más frágiles del laberinto. Para ello tenía que comparar y/o sumar o restar las operaciones que están escritas en las paredes para averiguar el resultado y saber que pared tiene el menor número de ladrillos, siendo está la más frágil. Además, debía coger el iPad y abrir la app mBlockly para programar los movimientos del robot, siguiendo así el recorrido adecuado por el laberinto para llegar a la salida.

Procedimiento. En el aula se colocaron 4 cartulinas en el suelo formando un gran cuadrante donde aparecen las líneas en las que posteriormente se superpondrán unas tiras de papel donde aparecen escritos unos números, sumas y/o restas. El resultado de estas dependerá de que el robot pase por una pared u otra en función de la dureza de la pared. El alumno, mediante la práctica de estas operaciones formales y del pensamiento computacional para programar al robot, logrará sacar al robot del laberinto.  En caso de que el alumno se equivoque en alguna operación o en algún bloque de programación de manera que el robot tomara un  camino incorrecto, el alumno tenía que volver a empezar otra vez desde la entrada (lógicamente se le iban cambiando las operaciones a realizar). A partir de la mitad de la segunda sesión, para cambiar un poco la dinámica, realizamos el laberinto a la inversa, de manera que en vez de pasar por el menor resultado, tenía que pasar siempre por el mayor resultado.

El alumno pudo terminar la actividad sacando al robot del laberinto por la salida correspondiente, realizando muchas de las operaciones y los movimientos correctamente.

Para ser sinceros, en la primera mitad de la primera sesión el alumno andaba un poco perdido, estando más pendiente de la “app” del iPad y su manejo que de las operaciones formales escritas en el laberinto. No obstante, podemos considerarlo normal ya que para él era una novedad y tenía que probar para familiarizarse con ella. Cuento esto, porque al principio de esta sesión, tuvimos que repetir varias veces el laberinto comenzando desde la entrada porque cometía algunos errores al decir algunos de los resultados en las operaciones formales sin calcularlos, simplemente para poder manejar y mover el robot más tiempo. Posteriormente, pasado la mitad de tiempo de la sesión, trabajó de manera eficaz siendo el protagonista de su propio aprendizaje.

Evaluación. Puedo considerar que mi alumno ha reforzado la comparación de números y el aprendizaje de las operaciones formales (sumas y restas) de una manera satisfactoria, a la vez que ha logrado adquirir unas nociones básicas de programación, desarrollando así su pensamiento computacional.

Concretamente, en las operaciones formales ha ido progresando, aunque  en bastantes ocasiones aún no ha logrado realizar las operaciones mentalmente, ya que en algunos momentos de la intervención se ayudaba con los dedos de sus manos. No obstante, el alumno ha progresado adecuadamente porque cuando se inició este proyecto tan sólo sabía sumar números con una cifra. En cambio, en la última sesión de este proyecto ya dominaba la suma de un número con una cifra (x) con otro número de dos cifras (xx) [x + xx], deduciendo que ahorraba tiempo y le era más sencillo si dejaba el número grande como base de la operación y sumaba tan sólo el número más pequeño, que en este caso era siempre de una cifra, para reforzar los principios básicos de esta.

Para visualizar la experiencia pincha aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s